10 datos sobre Pedro Alonso López

Pedro Alonso López

Pedro Alonso López

O más conocido como el Monstruo de Los Andes, fue uno de los asesinos seriales más temidos de latinoamérica, ya que solía cometer sus crímenes en Colombia, Ecuador y Perú. Fue capturado en 1980, año en el que confesó haber matado aproximadamente 300 niñas y jóvenes.

10. Tuvo una infancia difícil. Su madre ejercía la prostitución y Pedro Alonso López solía estar en sitios de ambientes pesados para su edad. Además su padre fue asesinado en la época de la violencia en Colombia cuando tenía tan solo 6 meses de nacido.

9. El primer síntoma de psicopatía lo experimentó siendo un niño. A la edad de 9 años, el Monstruo de los Andes fue sorprendido por su madre al intentar abusar sexualmente de una de sus hermanas. Por este suceso fue echado de su casa y por lo tanto, terminó en el mundo de la indigencia a temprana edad.

8. Fue abusado sexualmente cuando era pequeño. Durante su estadía en la calle, fue abusado sexualmente y después fue adoptado, pero cuando su futuro parecía mejorar, nuevamente fue abusado por un profesor. Esto causó un rechazo profundo por tener una vida “normal” y retomó su vida habitual en las calles.

7. Su incursión en el mundo del delito. A sus 21 años fue capturado por robo y meses más tarde, fue nuevamente abusado por dos de sus compañeros de prisión, lo cual generó que se despertara su más profundo odio y terminara asesinando a sus violadores.

Desde este momento juró dejar de ser una víctima y convertirse en un victimario tan pronto saliera de prisión.

6. Su modus operandi. Pedro Alonso López empezó a recorrer regiones del Perú, Ecuador y Colombia, en donde solía atacar mujeres jóvenes y niñas que estuvieran solas en el día (porque en la noche la gente sospecharía) a las cuales atacaba violentamente, las violaba y luego las mataba.

Pedro Alonso López

5. Su captura. El Monstruo de los Andes se encontraba acechando a una pequeña de nueves años en el sector de Ayacucho en Perú, cuando unos hombres se dieron cuenta de sus intenciones y fue linchado entre varias personas. la idea era sepultarlo vivo hasta que muriera pero finalmente decidieron entregarlo a la justicia, la cual dictaminó que debía pagar por sus delitos en Ecuador.

4. Sus enfermedades psicológicas. Según los exámenes psicológicos que le practicaron, este asesino era un “sociópata” con un “trastorno de personalidad antisocial”, sin “conciencia” ni “empatía” y que con gran habilidad para la manipulación y el engaño mediante el uso de la palabra. Tras pasar cuatro años en un centro psiquiátrico colombiano.

3. Las extrañas condiciones de su condena. Al cumplir con su condena fue dejado en libertad y solicitado en extradición en Colombia, pero al salir del centro psiquiátrico fue dejado en libertad nuevamente y nunca más volvió a cumplir sus compromisos con el estado, de hecho, desapareció de la faz de la tierra en breve.

2. La incógnita de su paradero. La última persona que tuvo noticias del Monstruo de Los Andes fue su madre. Pedro la visitó y le dijo: “Madrecita, arrodíllese que voy a echarle una bendición”. Acto seguido le pidió dinero y se fue. Hasta el sol de hoy, nadie sabe qué pasó con él.

1. Más delitos desde el anonimato. En 2002 la Interpol emitió una orden de búsqueda y captura contra el Monstruo de los Andes por las similitudes con el asesinato de una menor en El Espinal (una de sus zonas ‘preferidas’), y en 2012, por el crimen de otra niña en Tunja. En ambos homicidios, el responsable siguió el mismo modus operandi que el Pedro Alonso López.

Si quieres saber más sobre Pedro Alonso López, no dudes en escuchar su historia en el primer capítulo de Serialmente, disponible a continuación:

Deja un comentario

Abrir chat