10 datos sobre Andréi Chikatilo

Andréi Chikatilo,

Andréi Chikatilo

mejor conocido como “El carnicero de Rostov”, ha sido catalogado como uno de los peores asesinos en serie en la historia de la Unión Soviética debido a la cantidad de homicidios cometidos contra mujeres y niños, así como por las escenas excesivamente sangrientas que dejaba a su rastro.

10. Uno de los asesinos más buscados en toda la Unión Soviética. La captura de Andréi Chikatilo implicó un despliegue policial histórico, ya que aproximadamente 700 policías contribuyeron a su búsqueda, la cual duró más de un mes y terminó gracias a un policía que lo identificó como sospechoso luego de verlo salir de un bosque con un dedo vendado y un pómulo mordido.

9. Tuvo una vida ejemplar según el prototipo de la Unión Soviética, por lo cual fue difícil capturarlo. Tenía hijos, una familia modelo, fue miembro del partido Comunista e incluso llegó a ser maestro de Literatura en un colegio. Un hombre completamente normal a vista de todos. Además, según la URSS los crímenes eran parte de la problemática cultural que persistía en las sociedades capitalistas. Esto hizo que hubiera baja investigación en sus asesinatos, los cuales eran catalogados en primera instancia como accidentes o muertes fortuitas. 

8. La teoría detrás de la desaparición de su hermano menor. Cuando era pequeño, se desató el Holodomor ucraniano que implicó la muerte por inanición de aproximadamente cinco millones de personas ordenadas por el gobierno de Stalin. Este genocidio hizo que cientos de personas se vieran en la necesidad de canibalizar a sus vecinos para sobrevivir y dentro de las víctimas de estos hechos, se encontraba su hermano menor.

7. Antecedentes de acoso sexual antes de cometer sus primeros crímenes. Antes de asesinar jovencitas, Andréi Chikatilo tuvo algunos antecedentes por acoso a menores durante su trabajo como profesor de escuela, de los cuales siempre salió impune.

6. El descubrimiento de su macabro fetiche. Un día raptó a una niña y la llevó a una cabaña donde la empezó a desnudar, pero durante el forcejeo esta se cortó un brazo. Eso le excitó de sobremanera y desató su deseo brutal por matarla. Mientras apuñalaba su frágil cuerpo, iba consiguiendo el orgasmo final.

5. Tenía una firma mortal en el momento de dejar la escena del crimen. Después del tercer asesinato decidió dejar una huella en cada una de sus víctimas. Les mutilaba los ojos e incluso guardaba algunos de los testículos de los niños que mató.

4. Tenía una anomalía con relación a su sangre y su semen. En anteriores intentos de captura compararon el semen encontrado en las víctimas con su tipo de sangre y estos no coincidían, por lo cual perdía su calidad de sospechoso. Sin embargo, después de recoger las pruebas suficientes, se descubrió que su semen y su sangre presentaban un tipo de sangre completamente distinto, un fenómeno muy poco común.

3. También canibalizó a algunas de sus víctimas. Le gustaba arrancarle los pezones a las jóvenes que asesinaba y disfrutaba de comer sus partes más blandas, tales como sus genitales.

2. Las extrañas condiciones de su juicio. Durante el proceso legal que daría el veredicto final de su condena, Andréi Chikatilo estuvo encerrado en una jaula para salvaguardar la seguridad de su integridad, ya que se temían represalias por parte de los familiares de sus víctimas.

1. Finalmente, fue condenado a pena de muerte. Durante el juicio afirmó que un hombre impotente como él, no podía conseguir una erección en ninguna ocasión y mucho menos para perpetrar una violación, así que se quitó los pantalones para comprobar dicha teoría. Finalmente su defensa fue en vano y fue condenado a pena de muerte y ejecutado con un tiro en la nuca.

Si quieres saber más sobre Andréi Chikatilo, no dudes en escuchar su historia en el primer capítulo de Serialmente, disponible a continuación:

Deja un comentario

Abrir chat