10 datos sobre Jeffrey Dahmer

Jeffrey Dahmer

Fue apodado como “El caníbal de Milwaukee” por su técnica de canibalismo y necrofilia. Tenía comportamientos pasivos y tímidos en el ámbito social. Por eso ni teniendo un olor nauseabundo en casa, nadie sospecharía de que fuese un asesino serial. 

Jeffrey Dahmer - Sebastian Camelo

10. Fanático de una saga de películas. Nunca ocultó su pasión por Star Wars y en especial le resultaba fascinante el personaje del emperador Palpatine, que encarnaba a la perfección su fantasía de poseer control absoluto.

9. Su primer asesinato fue en casa de su abuela. Mientras sus padres se separaban, estuvo una temporada en casa de su abuela. Así que Jeffrey Dahmer aprovechó el hecho de que ella estuviera en la parte de arriba de su casa para cometer su primer asesinato. El cuerpo de dicha víctima fue pulverizado y esparcido por Dahmer en el jardín de la casa.

8. Su impresionante curiosidad por los órganos. Desde pequeño se aficionó por la anatomía y los órganos. Solía diseccionar animales únicamente para ver cómo funcionaban sus cuerpos internamente. 

7. Desde pequeño fue un adicto en potencia. En su niñez conoció el licor y era tan adicto a él, que no le importaba asistir a clase completamente ebrio.

6. Antes de asesinar, estuvo en la cárcel. Cuando era adolescente le pidió a un niño que le pagaría una suma de dólares por dejarse fotografiar desnudo. El niño accedió y cuando Dahmer comenzó a tocarlo, el niño huyó despavorido. Aunque fue hallado culpable por acoso sexual contra un menor, solo estuvo en la cárcel durante 10 meses.

5.  Su tiempo enlistado en el Ejército. Jeffrey Dahmer fue entrenado en el Ejército americano como especialista médico y aunque recibió una baja honrosa, años después, varios de sus compañeros confesaron haber sido abusados sexualmente por él. 

4. Un fatal apego a sus víctimas. Deseaba llevar consigo a sus víctimas siempre, por lo cual tomaba fotos de los procedimientos mientras los descuartizaba en la tina del baño y guardaba ciertas partes para su consumo. Incluso creó un altar con huesos de ellas para que nunca lo abandonaran.

3. Una de sus víctimas intentó fugarse. Estuvo muy cerca de ser atrapado en varias ocasiones. Una de las más memorables fue cuando una de ellas salió corriendo desnuda y le avisó a la policía que él quería hacerle daño, sin embargo Dahmer los convenció de que era una pelea tonta de pareja y que su compañero estaba ebrio. Si los policías hubieran querido hacer bien su trabajo, se habrían percatado de que a unos metros, en la habitación contigua, yacía un cadáver en estado de descomposición. Y el hombre que les pidió ayuda quizá no habría muerto hora más tarde. 

2. Finalmente fue atrapado y condenado. Fue condenado a 15 cadenas perpetuas por los crímenes cometidos y él se mostró bastante empático con dicho veredicto. 

1. Murió como mató. Pidió tener mayor contacto con los reos, ya que se encontraba aislado por seguridad. Tiempo después, un compañero lo golpeó tan fuerte con una barra de metal que lo mató camino a un hospital.

Si quieres saber más sobre Jeffrey Dahmer, no dudes en escuchar su historia en el primer capítulo de Serialmente, disponible a continuación:

Deja un comentario

Abrir chat